En las manos de la dicha

En las manos de la dicha

publicado en: Práctica | 0

La terapia de la dicha se trata de un masaje completo de 2 horas de duración que combina abhyanga (masaje a 2 manos) y shirodhara (baño de aceite en el entrecejo) llevando a la mente y al cuerpo a un viaje interior de relajación y purificación mental.

Todo comenzó cuando mi amiga Ida Rincón , graduada en el California College, me invitó a practicar lo que había aprendido en Bogotá.

Debo confesar que me encanta dar masajes y esta es una nueva oportunidad de experimentar la sanación.

La terapia ayurvédica de la dicha alienta un profundo recuerdo de bienestar y de paz que apoya el proceso de curación y la conexión con el espíritu.

Lo que sentí en mi terapia: Descanso total, relajación, purificación, desintoxicación, conexión con mi ser. Hay personas que lo definen como una experiencia inolvidable. Ellos viven a través de esta maravillosa ciencia un viaje por todos tus sentidos.

Durante el masaje se aplican aceites herbales calientes a través de un masaje coreografiado a cuatro manos armonizando los siete centros energéticos principales o chakras y la activación de 103 puntos energéticos ocultos (marma) que se encuentran en el cuerpo, alcanzando un completo equilibrio energético, vigor y relajación.

Seguido a este procedimiento, la terapia finaliza con el Shirodhara. “Shiro” significa cabeza mientras “dhara” significa fluir o verter. Shirodhara es el flujo constante de un aceite a base de hierbas u otro líquido sobre la frente. Un tratamiento único que trabaja físicamente sobre las glándulas pineal, pituitaria e hipotálamo, las cuales organizan y regulan todas las secreciones hormonales. Dichas secreciones son responsables no sólo de los procesos fisiológicos como la digestión, respiración, excreción, entre otros, sino también de los estados anímicos y emocionales. Genera un profundo estado de relajación en el que las ondas cerebrales se asemejan al estado de sueño profundo pero permaneciendo consciente. Así, el cuerpo comienza a generar endorfinas y a recomponer el sistema de defensas del organismo. Es uno de los más grandes lujos en la aplicación de terapias corporales ayurvédicas.

La dicha está en equilibrar y estabilizar la mente.