Despojo medicinal con barro en Cartagena

Despojo medicinal con barro en Cartagena

publicado en: Testimonios | 0
Un viaje de cumpleaños me reencontró con el Volcán del Totumo 25 años después. Fui acompañado por mi tía Doris y mi prima Mildred, quienes residen en Barranquilla. Aquella vez subí por el volcán con cuerdas, ahora lo han equipado y tiene escaleras. Incluso fue reformado la boca del cráter y hasta parece un jacuzzí. Obviamente ha aumentado la demanda de turistas que llegan a Cartagena. Toca hacer una colita para entrar por 30 minutos máximo.

No se puede perder la oportunidad de revitalizarte en cuerpo y mente con la composición química natural del lodo: agua 45,37%, sílice 37,94%, aluminio 9,31%, magnesio 13,11%, cloruro sódico 15,0%, Calcio 9,30%, sulfuro 6,74%, hierro 1,7%, fosfato 1,15%.

El volcán está a unos 2.200 metros de profundidad hay una falla geológica en la que se descomponen desechos orgánicos, que luego se convierten en sales mineralizadas, como el azufre, y en gases, como el metano.

Los principales beneficios: extraer las impurezas de la piel, mejora la circulación sanguínea, dolencias reumáticas y sirve para combatir el estrés. “También ayuda cuando se sufre inflamación y dolores de cabeza, agrega Camilo.

El barro es denso, moverse es más difícil que en una piscina, por eso al poco tiempo uno descubre que lo mejor es quedarse quieto y relajarse. Además se disfruta del frío del lodo.

Un poco de barro en la cara untado con la mano no basta, por eso es mejor sumergirse para que la totalidad del cuerpo se empape y no se consigue solo con impulsarse, es necesario agarrarse de una de las orillas y hacer mucha fuerza hacia abajo.

En mi caso, le permití a los lugareños que me dieran un masaje y que luego que las abuelas del poblado me quitaran el barro en la laguna del Totumo. Una suerte de despejo ancestral.