El “bloque” a tu medida

El “bloque” a tu medida

publicado en: Práctica | 0

El bloque o “taco” que suele usarse en el estilo Iyengar están hechos de diferentes materiales, algunos vienen de goma (plástico), espuma, corcho o madera. Algunos alumnos me preguntan en broma si también sirven los de construcción…

El material con el que esté hecho no influye para que puedas armar las anas en su perfección. Su diseño tiene otro propósito, se utilizan como extensión de una de las manos; para apoyar la espalda, cabeza y caderas; y profundizar la percepción del alineamiento.

Sin embargo te dejo acá las diferencias para que elijas el tuyo a las medida de tus necesidades en la práctica:

ESPUMA: son muy versátiles, extremadamente ligeros y dar paso a la presión con facilidad, sin ser dañado o deformado de ninguna manera. Con este puede trabajar mucho más la activación de las bandas abdominales, no debe doblarse ni llevar todo el peso de la postura al bloque.

CORCHO: La mayor ventaja de estos bloques de corcho es que son respetuosos del medio ambiente y les da mejor apoyo para las asanas de pie. Es un poco más consistente que los de goma.

MADERA: Son los más antiguos. La superficie sólida y la falta de flexibilidad puede hacer que sea incómodo para algunos usuarios. En realidad son mis favoritos, aunque son pesados para su movilidad me generan más confianza en las posturas de equilibrio e inversiones.

Un bloque de yoga es de más ayuda para estudiantes que se inician o para aquellos que han experimentado lesiones u otras limitaciones físicas, pero los practicantes más avanzados pueden utilizar estos accesorios para aprender de forma segura las nuevas posturas más retadoras.