Sanar con vibración

Sanar con vibración

publicado en: Práctica | 0

Me enamoré del sonido del cuenco de cuarzo de cristal mientras estudiaba el profesorado de yoga integral en Buenos Aires, en 2010. Antes no había tenido la experiencia con el poder sanador de su vibración. Cada jueves tenía la oportunidad de entrar en meditación con su ritmo.

La sensación es como si te limpiaran el alma, es de pureza. Muchas veces se me salieron las lágrimas, en otras ocasiones se dibujaba una sonrisa, y otras tantas me transportaban a un estado sin definición, lo llamé trance.

Inmediatamente pregunté dónde lo vendían. Quizás no estaba dentro de mi presupuesto, y decidí la última semana con lo que me quedaba comprarme uno. Resulta que cuando lo fui a buscar debí elegir entre una infinidad de tamaños y notas musicales. Toqué varios y vibré con la nota MI, especialmente para equilibrar el centro energético en el plexo solar, el punto más débil de mis chacras.

Los Cuencos de Cuarzo son vasijas hechas de cristal de cuarzo puro, que al tocarse emiten un sonido de una vibración frecuencial muy alta, la cual proyecta luces y colores.

Esta conjunción de sonido, luz y color, nos permite trabajar, sanar y recomponer el campo físico y aurico de la persona, como así también aplicándolo a técnicas de psicobioenergia, limpiar impregnaciones de energías en lugares y personas.

Cada Cuenco de Cuarzo esta asociado a una nota musical (DO, RE, MI, ETC…), estas notas producen un tipo de vibración que armoniza y le devuelve la energía correspondiente a cada chacra del cuerpo, permitiendo desbloquear el mismo y reestructurar su composición de luz.

Las técnicas de sanción con cuencos de cuarzo son antiquísimas, las mismas provienen de la antigua Atlántida. Sus creadores pudieron unir estas partículas de cuarzo y ver que al tocar estas vasijas, su campo energético se restablecía y sus chacras se alineaban recomponíendo la energía de los mismos.

El sonido está siendo en la actualidad usado tanto en el caso de una sencilla relajación, o para reducir el estrés, mejorar trastornos del sueño, o el estado de alerta y la claridad, el aprendizaje, también para mejorar el sistema inmunológico, la reducción del dolor, como transformación personal, o de autoconciencia, y como no la conexión al espíritu.